El proyecto MACBETH, dotado con 16 millones de euros, persigue crear reactores catalíticos de membrana que minimicen la polución y los costes en la obtención de combustibles y productos químicos

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) participan en un gran proyecto europeo dotado con 16 millones de euros de la Unión Europea para lograr reducir la contaminación de los procesos químicos industriales.

Se trata del proyecto MACBETH (Membranes And Catalysts Beyond Economic and Technological Hurdles, por sus siglas en inglés), que busca crear reactores catalíticos de membrana que ayuden a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 35% y aumentar en un 70% la eficiencia en el uso de recursos y energía en procesos industriales. Un consocio multidisciplinar formado por 24 socios de 10 países compartirá sus conocimientos con el objetivo de lograr plantas de producción menos contaminantes, seguras y más pequeñas, como consecuencia de la integración de varias etapas en una sola. El CSIC participa en el proyecto a través del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica (ICP).

Los reactores son equipos en los que a partir de materias primas se producen nuevas sustancias, como consecuencia de una reacción química. Y los catalizadores ayudan a que esta reacción se produzca a mayor velocidad. Los procesos catalíticos están presentes, por ejemplo, en la fabricación de fertilizantes, combustibles, fibras textiles o medicamentos. Con frecuencia, tras la reacción es necesario separar el catalizador o productos no deseados. Con los reactores catalíticos de membrana se reducen las etapas de estos procesos al integrar la etapa de separación en el reactor mediante la incorporación de una membrana reactiva, y se aumenta su eficiencia.

“Los reactores catalíticos de membrana se han utilizado con éxito en tres proyectos anteriores en los procesos de hidroformilación, producción de hidrógeno, y deshidrogenación de propano. Nuestro objetivo es conseguir los mismos resultados a escala industrial y, en definitiva, demostrar el potencial de este tipo de reactores en otros muchos sectores”, explica Raquel Portela, investigadora del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica. Para ello se tratarán de optimizar los componentes básicos de los reactores catalíticos de membrana desarrollados en los proyectos anteriores; aplicar este concepto a un nuevo proceso, la ruptura biocatalítica de aceite para fabricar productos mediante biotecnología; y establecer las herramientas que permitan desarrollar con facilidad nuevos reactores para cualquier sector industrial.

Noticia completa en: csic.es