El Grupo de Biotecnología de Sistemas del ICP-CSIC lidera un proyecto europeo para sustituir los agentes químicos por enzimas microbianas que puedan incorporarse en la fabricación de productos de consumo. La adición de enzimas a los detergentes, así como el procesamiento de textiles y cosméticos, pueden reducir las emisiones de CO2 en 42 millones de toneladas al año.

 

El proyecto, denominado FuturEnzyme “Technologies of the FUTURe for low-cost ENZYMEs for environment-friendly products”, ha comenzado esta semana y cuenta con una financiación de casi seis millones de euros del programa marco de I+D+I de la UE Horizonte 2020. El consorcio multidisciplinar de FuturEnzyme está integrado por 16 socios académicos e industriales europeos de España, Austria, Italia, Portugal, Reino Unido, Suiza y Alemania.

Detergentes cosmetics